Crítica de ...
Sergio Antillano - José Antonio Castro - Roberto Guevara
Cesar David Rincón - Rafael Pineda - Peram Erminy
Carlos Contramaestre

Francisco Bellorín
Peram Erminy


Al pintor Francisco Bellorín se le llama ahora, más solamente Maestro tanto por su reconocida extensa y fecunda trayectoria creadora, como sobre todo, por la alta jerarquía artística de su obra... ...También le corresponde el título de Maestro en su sentido literal, por su valiosa actuación como docente del arte, por la influencia que su obra gráfica y pictórica ha ejercido sobre el grabado y la pintura de Maracaibo, cuyo carácter muy imaginario y fantástico se debe, en gran parte, a los aportes surrealistas de Bellorín...
Esta pintura de Bellorín es lo que va quedando del flujo aluvional de una larga carrera creadora. Son las imágenes que vuelven a la conciencia del mismo modo en que el mar deja a nuestro paso vestigios de lejanos naufragios. Huellas indelebles de sueños y de tormentas interiores. Es el testimonio de un devenir, del paso del tiempo.
A veces solemnes, o enigmáticas, o envueltas en un aura de magia y sacralidad, estas imágenes aparecen cargadas de tensiones y ambivalencias, escindidas sobre un fondo anímico de soterrados temores y deseos. Oscuras, con un destello de luz en el centro, en estas telas se despliegan formas casi abstractas en las cuales sentimos que la naturaleza permanece presente, con una presencia indirecta, apenas alusiva, oculta, que pareciera remitirnos mas bien a la sobrenaturalidad.
La ejecución de estas pinturas es impecable, clara, segura, con mucho sentido del color y cuidadosamente compuestas, a veces con ciertas formas y elementos vueltos a tomar de obras precedentes, que se insertan y modifican en nuevas combinaciones bien articuladas. Pero no es una pintura constructiva, ni tampoco es informal ni automática, aunque tenga algo de todo eso. Símbolos selváticos, fantasmales, libidinales, aparecen y desaparecen en la agitación o la serenidad de colores esplendentes. Es, antes que nada pintura.